Semana Santa en mi blog

Jesús es condenado a muerte, una muerte de cruz. Esta es una de las  imágenes que revivimos cada Semana Santa.
En cada rincón de España y con personalidad propia, las calles se convierten en escenario de la Pasión del Señor.
El primer testimonio de las procesiones en nuestro país lo encontramos en  los siglos III y IV. Eran manifestaciones minoritarias vinculadas a las tumbas de los mártires, durante los siglos V y VI nacen las primeras cofradías que serán las auténticas promotoras de las procesiones pero,  el momento realmente importante en torno a estas manifestaciones de fe popular fueron  los siglos X y XI,  cuando las procesiones dejan de celebrarse en los claustros y conquistan el espacio urbano, un reconocimiento que se hace poco a poco y que viene a dar respuesta a una carencia, el pueblo en aquel momento no sabía leer y lo hacía a través de las imágenes que, junto con el lenguaje oral, eran las fuentes de conocimiento.
Silencio, dolor y saeta acompasan estos pasos procesionales llenos de flores cuidadas con aromas de primavera…
Nuestra imagen es la de Tiziano, en un directo primer plano a modo de zoom fotográfico nos acerca al objetivo, aquello que  los ojos quieren mirar. Cristo cargando con ese madero grueso y pesado de la cruz, su mirada rota  en un llanto sereno y silencioso, donde están representados todos los dolores, los físicos y los psíquicos, el abandono, la soledad, la burla y el desprecio. Es una manera de intentar entender el sufrimiento que acompaña al hombre en su caminar por esta vida.
Un personaje llamado Simón de Cirene, alivia el dolor de Jesús y, aunque en un primer momento   es forzado a llevar la cruz, esta ayuda supone un consuelo. Una cara que expresa el sentimiento compungido de quien contempla tan de cerca el sufrimiento del Señor.
Dos miradas que no se encuentran pero que se miran sin mirarse en el trazo de una diagonal invisible.
Silencio, dolor y saeta acompasan estos pasos procesionales llenos de flores cuidadas con aromas de primavera…

El poeta

Terminamos con un bello poema 

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
«Alma, asómate ahora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía»!

¡Y cuántas, hermosura soberana,
«Mañana le abriremos», respondía,
para lo mismo responder mañana!

Lope de Vega

 

Titian,_Christ_Carrying_the_Cross._Oil_on_canvas,_67_x_77_cm,_c._1565._Madrid,_Museo_Nacional_del_Prado
Cristo con la Cruz a cuestas. Tiziano
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Breve y hermoso… Feliz Pascua Florida!
    Dr. Daniel Rivadulla, Facultad de Educación-UNIR

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Daniel Feliz Pascua de Resurreción

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s