Picasso, Miró y Dalí: Museo Reina Sofía

Visita: Museo Reina Sofía.
fecha: Sábado 7 de mayo 2016
hora: 11.30h.
Punto de encuentro: Puerta Jean Nouvel (ampliación)
Información: mercedes.sierra@unir.net
Dejamos atrás esa pintura rupturista de finales del siglo XIX, para adentrarnos ya en el siglo XX, con artistas tan relevantes como Picasso, Miro y Dali.
El XX es un siglo de cambios, las corrientes artísticas se suceden a ritmo vertiginoso, y en este nuevo panorama surgen ciudades emblemáticas como París (origen del fauvismo, Dresde o Berlín (cuna del expresionismo)  y un tercer foco situado en Rusia, con artistas de la talla de Malévich, Kandinsky o Jawlensky…, que coinciden con los anteriores en el uso explosivo del color.
Año 1910, Volvemos de nuevo a París, allí Picasso junto con Braque, dan un giro de 180 grados y nace el Cubismo. Toda una revolución formal que conlleva una austeridad del color. La paleta del pintor deja a un lado los alegres colores dominantes y se tiñe de marrones, ocres o grises…
Las figuras se descomponen  en una fragmentación de planos, en busca de la llamada “cuarta dimensión” (dar el espacio y el tiempo a la vez).
Joan Miró, es uno de los representantes del surrealismo. Movimiento que surge en París en torno a 1920. André Bretón considerado por la crítica como el padre del surrealismo, da el Manifiesto Surrealista, en el año 1924. Se trata de un movimiento donde se asienta el mundo de lo absurdo, la irracionalidad que no tiene explicación posible y el subconsciente como una herramienta de trabajo, intentando liberar la mente de la racionalidad aprendida. Un movimiento bien arraigado que calo en la literatura y el arte (que se contagia casi por ósmosis del pensamiento freudiano).
El más joven de los tres es Salvador Dalí. Aunque su trayectoria paso por varios momentos, se le considera un surrealista.
Su obra es bien entendida por los espectadores, gracias a los referentes figurativos.
Sus cuadros plagados de objetos y personas, parecen soñados, vagan en la memoria con la confusión de una yuxtaposición de imágenes inconexas. Todo se mezcla en un absurdo atemporal, nada tiene sentido.
Su obra es para verla, sin la  pretensión de entenderla, porque entonces habremos matado el cuadro.
A nuestros protagonistas los hemos etiquetado en:
Un pintor es un hombre que pinta lo que vende .
Un artista en cambio es un hombre que vende lo que pinta
Pablo Picasso
Un cuadro no se acaba nunca, tampoco se empieza nunca, un cuadro es como el viento: algo que camina siempre sin descanso.
Joan Miró
La única diferencia entre un loco y yo, es que el loco cree que no lo está, mientras que yo sé que lo estoy
Salvador Dalí
Si quieres saber más no te pierdas la visita…

Mercedes Sierra
15496500839_af77dbb7d9_b

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s