Bienvenidos al Norte. Oviedo

20180814_190611

Sí,  es el título de una película pero es también la distancia en kilómetros de norte a norte que este verano hemos recorrido durante nuestras vacaciones veraniegas. Un descanso que ofrece alternativas a la exclusividad de la playa.
Oviedo es una ciudad con un casco antiguo de origen medieval, uno de esos lugares que te atrapa por sus edificios elegantes y señoriales, entre ellos destacan: la Catedral gótica con su Cámara Santa, La Antigua Universidad y el Teatro Campoamor, este último fue creado a finales del XIX como un teatro para la ópera, aunque su fama a nivel mundial viene dada por la celebración de los “Premios Princesa de Asturias”…
En el centro de la ciudad está el Parque San Francisco, que era la antigua huerta de un convento y que hoy en día constituye un pulmón verde que oxigena una de las ciudades más limpias de España. En él se encontraba la vieja osa Petra que siempre despertó mucha curiosidad entre los niños y aquellos que no lo eran tanto, pero todavía nos queda un sello de identidad por desvelar, se trata del conjunto escultórico que engalana las calles céntricas de la ciudad y que constituye un original museo de escultura al aire libre y lo he dejado para el final porque es de un valor artístico incalculable. Un conjunto que llena de elegancia silenciosa este lugar, que sale al encuentro del visitante o del habitante que diariamente transita por las plazas y calles en lo que podríamos calificar como una invitación a la contemplación a entablar un diálogo con ellas, al igual que ellas lo hacen con la arquitectura. Un recorrido por el que nos encontraremos esculturas de la talla de:
La Regenta ubicada en la parte alta de la plaza de la Catedral, nos ofrece un retrato femenino sometido a sus propias contradicciones, donde el enredo parece tener un sitio. La pensadora es una escultura de José Luis Fernández , que presenta a una mujer sentada realizada en bronce con un acabado muy pulido de bordes suaves y redondeados en lo que viene a ser una  forma cerrada que  transmite así el  ensimismamiento.
La bailarina de Santiago de Santiago, es un paso de danza, un estiramiento elegante que compite con la esbeltez de los edificios.
La concordia de Esperanza D´ors.  Es un grupo escultórico compuesto por personajes enlazados en una correlación de manos y gestos que marcan una línea horizontal, encontrando un símil con lo que podría ser la cabeza de una manifestación, entre ellos, no hay miradas pero es realmente admirable la fuerza expresiva del conjunto en su totalidad.
Maternidad.  de Botero, una imagen tierna y dulce de una madre con su hijo, a gran escala, de formas sobredimensionadas y voluptuosas, en lo que podemos calificar como el sello distintivo del artista. Y con el viajero, de Úrculo,  que es un elemento poético dentro del paisaje urbano, terminamos nuestro recorrido inconcluso. Un hombre elegante envuelto en su gabardina, entre maletas de otro tiempo, es quizás, el acicate que nos impulsa a viajar.

Mercedes Sierra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s